Salte la navegación

tormenta de nieve

La incertidumbre ante el futuro produce un dolor raro en las costillas. 

La tormenta arreciaba. Era algo agradable de escuchar desde un lugar seguro. Observando el fuego que crepitaba cómodamente en la chimenea de su cabaña escondida en un bosque, Leonardo suspiró resignadamente y se puso de pie trabajosamente. Definitivamente era algo que no quería hacer y cada pulgada de su cuerpo se lo decía.

-Muy bien-anunció, falsamente decidido-, voy a salir.

Andrea, su mujer, que tejía animadamente en esos momentos, se detuvo súbitamente.

-¿Vas a salir?-preguntó repetitivamente. Había escuchado, pero había pretendido no haberlo hecho.

Leonardo confirmó moviendo la cabeza afirmativamente. Ofuscado, con paso lento y trabajoso, comenzó a ponerse la chaqueta, mientras buscaba con la mirada el sombrero.

-Hace frío allá afuera-comentó Andrea, con aparente indiferencia. Leonardo no respondió. Había algo sin decir en el ambiente, y él lo sabía, pero optó por ignorarlo, como solía hacerlo.

Se acercó a la puerta, pensando en el frío, en la distancia, en la visibilidad del camino. Tomó el pomo…

-Alto-ordenó Andrea, que se había quedado en silencio hasta ese momento.

Leonardo titubeó, pero separó la mano de la puerta.

-No hay ninguna razón para salir.

-Salvo que tengo que hacerlo.

-Hay niebla por todos lados.

-Lo sé.

-Puedes perderte.

-También lo sé.

-El frío podría acabar contigo, ¿Qué sería de mí entonces?

-Por favor, entiéndeme-replicó Leonardo-. Tengo que hacer esto.

-¿Pero tienes que hacerlo todos los días?

-Si. Todos los días.

-Pero no hay propósito-se repetía Andrea-. Es horrible allá afuera. Sólo hay frío, dolor y muerte, dondequiera me siguen los ojos. Se está mucho mejor aquí, con calor y seguridad.

-Pero el mundo es mas grande que esta cabaña.

-Si quieres salir, lo harás solo-respondió, cortante, Andrea.

Leonardo lo interpretó como una señal para partir.

-Pero… ¿No te sientes cansado de hacer siempre lo mismo?

-No.

-Hay demasiadas cosas allá afuera que podrían hacerte daño…

Leonardo se volteó hacia Andrea otra vez. Estaba de pie, mirándole asustada. Su tejido en el suelo.

-¿No te sientes sólo allá afuera?

-Por supuesto…

-Entonces quédate, por favor.

-No puedo.

-¿Por qué?

-Porque debo enfrentar el mundo. No puedo quedarme aquí. Necesito soportar el embate del invierno para poder apreciar la primavera por venir. Los momentos frente al fuego en la cabaña, la felicidad de volverte a ver. Si no… perderé todo eso y mucho más.

Andrea no contestó. Su mirada, sin embargo, se clavó en el suelo y se ensombreció. Parecía haberse empequeñecido.

-Discúlpame-dijo Leonardo-. Me tengo que ir.

Leonardo abrazó a Andrea y la besó en la frente. No hubo reacción, lo cual generó que un poquito de hielo se colara en su corazón. Caminó, decidido, hacia la puerta. Pero cuando acercó la mano al pomo nuevamente la voz de la mujer, muy lejana, como un eco, sonó en sus oídos una última vez.

-¿Volverás?

Cuando Leonardo se giró, por última vez, el perfil de Andrea estaba borroso y difuso, como queriendo deshacerse. Se limitó a sonreírle.

-Siempre vuelvo-dijo, con confianza plena.

Al fin el pomo giró, la puerta se abrió bruscamente, y la ventisca casi le arroja, de espaldas, de vuelta a los pies de Andrea. Pero se mantuvo firme, mientras el mundo a su alrededor desaparecía y se fundía con el blanco furioso que se revolvía en el exterior. Era otro buen día para estar vivo, pensaba, ajustando el sombrero, la bufanda y el abrigo, mientras caminaba, con paso lento, pero constante, hacia adelante. Siempre, cada día,  sólo hacia adelante.

——————————-

La ilustración fue realizada por Tanja Maria. Pueden echar un vistazo a su portafolio de imágenes Aquí.

Mis vacaciones ya casi terminan. Pronto habrá contenido nuevo.

Saludos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: