Skip navigation

laguna de lotos por Robert Minder

A veces, cuando recorro el camino solo, me trae letras.

El aire frío de una tarde de verano,
la sombra de un cauce bajo el cielo anciano,
el perfume sutil del verdor de vida encinto
y la canción del silencio escondida entre los pinos
se reflejan en mis dedos anudados,
enraizados en el viento delatado,
que guarda sus dados en los cuadros que pinto;
extinguidos en los pastos de tejido lino.

Donde el rojo que palpita no hace diferencia,
y la furia del momento se asoma en la punta de una flecha
que cabalga entre formas mohosas, desastrosas,
balanceadas por mariposas, colores y prosas.
Se ahogan, tumultuosas, falsas fechas,
y dibujan desamores, horrores e indiferencias.
Sumérgeme en la memoria, porque transforma
cuerpos, almas y horas dentro de un mundo que se asoma.

No me hables de regresos y esperanzas,
ni de canciones que devoran lanzas.
Son sólo estandartes de ausencias implacables;
alturas de montes marchitos, insondables,
por cuyas ruinas caminaré en tu nombre
aunque no sepas quien soy, o si soy o no un hombre.
La brisa hace tiempo se llevó el horizonte
desde el cual la mañana anunciaba mi norte;
así que deja que esta sea la partida,
a mis espaldas está tu salida.
Busca las islas donde otras vidas transitan
y bendícelas si sus días palpitan.

————————————————-

La imagen pertenece a un cuadro de Roberto Minder. Pueden ver sus trabajos en el siguiente Enlace.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: