Salte la navegación

El retrato de un idilio, desde un punto de vista diferente.

Despierta, corazón.

Somos sombras encarnadas e inanimadas

La soledad nuestro comienzo.

Cada noche anhelo tu regreso,

Por las mañanas hago tu café favorito,

Jamás pasas por mi casa, siempre sientes miedo;

Aun así, espero locamente que aparezcas.

Para ser sincero ni la lluvia lavará nuestros pecados,

Inmersos en lujuria, nada nos podrá sanar.

Simplemente humanos, presos de ésta maldición.

No hay nada más que temer,  ya la maldad habita en nosotros.

La vida está llena de caminos,

Hemos escogido el más difícil.

Corrompidos por el amor imposible.

 ¡Basta ya de quererme!

Pues lo nuestro consiste en una vil mentira,

Tus labios rojos no puedo olvidar,

Tu perfume,

Tu tez,

Pero, ¿Cómo puedo quererte?

Si eres un ser malvado y oscuro

Quien sabe, quizás hasta para ti soy solo un cruel amante.

Al final de cada historia, el amor es totalmente ciego.

– Liz-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: