Salte la navegación

dog eye

Recién había caído la noche, y lo que quedaba de día todavía estaba en enfriamiento ante la reciente ausencia del sol. Era un día de verano, al fin y al cabo.

Tras una jaula de hierro y con la soga al cuello, ubicado al fondo del patio pavimentado de un taller mecánico, un canino perezosamente miraba desde su improvisada casa de madera hacia el mundo exterior. El mundo de los humanos.

Le parecían seres increíblemente graciosos, pero interesantes. Le había tocado observar, sin interrumpir sus propios actos cotidianos, toda la densidad de su vida, las razones por las que discutían, las amistades que se prodigaban, los deseos que buscaban ocultar, el miedo y hasta la muerte que en más de una ocasión pudo presenciar frente a sus ojos, en la calle, cuando las bestias de metal arrollaban lo que tuvieran al frente. Todas estas cosas, vistas desde su punto de vista, le parecían graciosas: ¿Tanto les costaba ser sinceros consigo mismos? Convertían sus vidas en algo increíblemente complicado y difícil, logrando que incluso quienes cuidaban de él tuvieran dolores de cabeza en más de una ocasión.

Los humanos solían tener piedad por los animales, al menos por los que les parecían útiles o en extremo adorables como para cocinarlos. Claro, a él no le molestaba en absoluto comer carne y saber que no deseaban comérselo, pero le preocupaba sobremanera la violencia inherente que en ocasiones les motivaba a hacerse daño entre sí o a algunos de los suyos. Al menos él era buen guardián, y por eso nunca recibió castigos en ese sentido. Todo lo contrario: Ya dos hombres tendrían para siempre la marca de sus colmillos por meterse en territorio no correspondido y había sido premiado por ello. Efectivamente, cerraba su reflexión, la suya, al fin y al cabo, era una buena vida.

Sin embargo, pensaba el can, había algo en él que le llamaba a querer ayudar de alguna manera a aquella masa de seres confundidos, extraños, violentos y complicados que dominaban el mundo. Deseó, por un instante de sincera intención desinteresada, poder darles la solución a sus inquietudes, y poder revelarles los secretos que más anhelaban aquellos mordidos por la curiosidad y el deseo del conocimiento como herramienta benéfica.

Entonces lo supo. Sin saber como, cuando o por qué, tenía las respuestas. El destino del hombre, la extensión de sus capacidades y las posibilidades de su actuar en el mundo. En un instante de claridad absoluta, podía entenderlo todo. ¡Todo! Un simple perro, una miserable partícula en el planeta, tenía tal conocimiento en su cerebro. Sabía incluso qué hacer, qué decir y tenía ideas de a quienes, entregada la información, podrían influenciar positivamente al mundo… pero nadie se asomaba. Había gente a lo lejos, moviéndose,  o fuera de alcance o incapaz de comprender lo que tuviera que decir. Tenía que actuar lo más rápido posible. Aquel don, que podía perder en cualquier momento, sólo podía ser una broma del destino. Tenía que ser capaz de encontrar a alguien y quebrar la ironía…

Y entonces los vió: Dos hermanos caminaban alegremente por la calle. Por su calle. Y eran perfectos. No había otra alternativa. Era ahora o nunca.

Tomados por sorpresa, dos hermanos fueron prácticamente abordados por un perro que salió de la nada, al otro lado de la reja de un taller mecánico:

-¡Guau guau guau guau, guau guau, guau guau guau guau… !

Uno de los hermanos se rió.

-¡Mira! ¡Es como si hablara!

-Jajajaja… !Sí, tienes razón! Perro tonto, no eres humano-dijo el otro, imitando al perro que les ladraba.

Un par de pasos mas cerca del supermercado al que se acercaban, y después de terminar de reírse, le dijo un hermano al otro.

-¿Te imaginas que el perro realmente haya querido tratar de hablarnos?

-Jajaja. ¿Algo así como que tenía algo importante que decirnos?

-Imagínatelo nada más. Era como si nos hablara en un tono solemne. Algo así como “jóvenes humanos, los he escogido para ser portadores de los secretos del universo y la vida”, o algo por el estilo.

-Jajajaja… ¿Te imaginas hubiera sido algo así? Hubiera sido muy gracioso.

 -Bueno, nunca lo sabremos.

——————-

Inspirado en hechos ridículamente reales.

La imagen pertenece a Danila (Junfender). Pueden ver este y otros de sus trabajos Aquí.

Anuncios

7 Comments

  1. Me gusta cómo el relato habla de la manera en que comprendemos el mundo. ¿Somos realmente los dueños del saber? ¿O simplemente nos hemos engañado a nosotros mismos? Me gustan esta pequeña “paranoia” y tu estilo ágil. Un relato interesante :)
    ¡Saludos!

    • Lo mas probable es que nunca lo sabremos por completo. Y asumo que es mejor asi. Te agradezco que te hayas dado el tiempo de comentar, y me alegro que hayas disfrutado esta pequeña historia :)

      Saludos

  2. Muy interesante, me gusta tu blog.
    Un saludo
    PD: me encantaría que te pasases por mi blog y me dijeses qué te parece http://umagah.wordpress.com/

    • Agradezco la apreciación hacia el trabajo que se realiza aquí.

      Le he echado un vistazo a tu blog, como me has pedido y he notado que compartimos algunas cosas en común. Eso me alegra y me deja optimista respecto al camino que emprenden algunos artistas y librepensadores.

      Espero poder comentarte de vez en cuando. Antes lo hacía muy a menudo con los blogs de mis amigos, pero las circunstancias me lo han impedido este último tiempo, especialmente por la falta de, precisamente, tiempo.

      Saludos

      • Muchas gracias a ver si tienes más tiempo en el futuro:
        Un Saludo

    • Saludos, estimada:

      Le echaré un vistazo a su blog, como desea. Sólo espero que lo que pueda leer aquí le resulte igualmente llamativo.

      Saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: