Salte la navegación

enshrouded

Otra vez, alguien más continúa lo que otro comenzó.

¿En qué me convertiré al amanecer?
Una marejada de sombras y granizos;
haciendo ruido tras los hilos
añorantes de espacios intranquilos.

Somos caminantes hundidos en el fango,
en la incertidumbre traída por el llanto
oculto tras las columnas de misterio
por las cuales se oculta, arrepentido, el viento.

¿A dónde nos llevará la briosa oleada?
¿Se escurrirá de nuevo por tu ventana?
Llamará, tal vez, a mis abuelos,
a los fantasmas en mi cerebro,
y convertirá en llamas mis dedos,
atorados entre los más tibios huesos.

Soy un constante enigma,
un ridículo signo de pregunta,
que no se entiende ni se acompleja
de no poder abarcar su existencia.

¿Por qué?

Catarsis quiere llamarse esta lluvia
que azota implacable mi minúscula furia
anclada, en vano, en parnasos olvidados;
corretea libre por temblorosos planos.

El huevo se rompe,
y tras el desnudo, la culpa:
Renazco en el mismo cuerpo
y sin embargo, no cargo su burla;
haciendo ilusoria la ironía.
Reiniciando otra vez la melancolía
de no saber,
de no conocer,
de volver a creer,
volver a perder,
y toser,
y torcer,
y caer.

Empezar otra vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: