Salte la navegación

 ¿Qué emociones se cuelan por la ventana del alma?

 Cada noche sueño que vuelo,

Por la madrugada, soy un ser omnipotente que recorre el cielo.

Por las noches parezco dormido, pero nadie es capaz de imaginar que soy un veloz soplo del viento.

Cuando surco el inmenso cielo gris, las nubes son mis alas y la lluvia mi tempestad.

Con una risa estrepitosa, me burlo con desdén de los pajarillos que vuelan despavoridos a mí alrededor.

En un profundo bosque, las hojas de otoño se ríen mientras danzan su zigzag por los aires; los amargados sauces azotan sus ramas contra el suelo, gruñones, atados a la tierra por sus raíces.

Y yo, volátil, estoy intrigado por la belleza de los rayos, relámpagos y por sobretodo del blanco grosor de la gélida nieve.

Es una mañana fría, el cauce del río arrastra algunas rocas las cuales se distancian poco a poco de su torrente, y desprendidas se acumulan en la orilla.

En la lejanía, puedo ver el humo de los cañones en las casas de los aldeanos, la baja temperatura les obliga cruelmente a permanecer atrapados en sus casas.

Una exquisita infinidad me arrulla, en mi piel pronto se pueden ver los signos de ésta nevada agobiante; me retiro a casa para seguir soñando, despertar al amanecer recordando poco y nada de mi viaje, y preparando ansiosamente, el próximo.

 

-Liz-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: