Salte la navegación

manos sangrantes

 La sangre que mana del cuerpo puede deberse a la pérdida de la vida por voluntad propia o ajena; pero también por propósitos más nobles… como una idea, o una forma de vida.

Manos sangrantes
que se hacen tierra y se esparcen
por el suelo hasta los montes
acariciando prados, dominando bosques.

Manos sangrantes
que se inmolan con cada herramienta
-cada azadón, pala y hacha-
resucitadas sólo por la intención y la esperanza.

Manos sangrantes quedan, y así se quedan,
tras terminar cada dura faena,
bajando otro poco el sueño de los aires
y convertirlo en un Cielo por mortales habitable.

Son manos sangrantes y fuerza
las que componen cada instante de la entereza
con las que se afronta el día a día:
Cansancio, porfía… y una sonrisa.

Manos sangrantes siembran
por aquellos que renunciaron a la vida:
A la vida del que trabaja y no hace daño
de tanto que cultiva.
Son futuros recuerdos, anhelos, una ilusión,
los que están plantados junto al portón;
mientras crecen los hijos, por el paisaje embellecidos.
Transformamos con pasión un pequeño mundo
que siempre puede estar mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: