Salte la navegación

Después de la completa recuperación de Sinu, conforme fuimos entablando conversación al respecto, nos dimos cuenta de que inevitablemente íbamos a volver a la isla en el futuro, tarde o temprano; pues ambos habíamos quedado sumamente inquietos sobre ella. Sensaciones de familiaridad y terror parecíamos compartir cuando describimos mutuamente lo que habíamos sentido al acercarnos. Y tal como habíamos acordado, decidimos informarle a nuestro Clan sobre nuestro episodio en Hellbound.

Efectivamente, ninguno de ellos parecía conocer la Isla, y conforme les explicamos lo sucedido y lo investigado nos ofrecieron su apoyo para un efectivo retorno y confrontación con Bereth. Nuestras habilidades como equipo eran especiales, y con el adecuado entrenamiento y la cooperación suficiente, tanto de nuestro propio clan como de aquellos con quienes planeábamos aliarnos en el camino, podríamos inclusive hacerle frente a aquel gigantesco enemigo, pues nuestras habilidades superaban las de un simple militar. “Tiempos de héroes y hazañas extraordinarias” llamaban los viejos a estos tiempos modernos. Sin embargo, todavía requeríamos todos de un largo perfeccionamiento antes de poder vencer tal amenaza, y recurrir al mismo tiempo a acceder a grandes alianzas y pactos con otros grandes guerreros. Y por nuestra parte, yo y Sinu nos ofrecimos a buscar más huellas de Bereth por el mundo y buscar la manera de acceder a la Isla sin ser detectados. Infiltrarnos en el campamento del Ejército de Edan era nuestra única opción posible por el momento. Así podríamos reforzar a los soldados a enfrentarse al ejército enemigo, vencerlo, y asediar la Ciudadela de Acero. Sin embargo, primero que todo debíamos conocer bien cómo eran exactamente nuestros enemigos antes de enfrentarlos.

Mi estado físico había mejorado sobresalientemente en unas semanas, sintiéndome yo mismo más fuerte que de costumbre al ir de cacería o entrenar con mis compañeros. Luego me fue confirmado que con mi actual fuerza ya era capaz de ocupar armaduras y armas de mayor grado que las actuales, debiéndome despojar entonces de las viejas piezas de armadura que usualmente usaba, y a las cuales ya no podía confiar mi seguridad. Podía ocupar definitivamente mejor equipo ahora.

Debido a la carencia del grado que necesitaba en las tiendas de las ciudades, pronto me vi interesado en la compra de nuevas espadas y armadura y así lo dejé expresado a los viajeros y aventureros con los cuales me encontraba al viajar de ciudad en ciudad, mientras hacía los exterminios y cazas de criaturas con los que todos los aventureros aumentábamos nuestras fuerzas… y nuestro patrimonio financiero.

Tres fueron los viajeros con los que conversé… y los tres fueron desprendidos de cualquier afán de lucro, poseyendo en vez de ello un gran corazón. El primer aventurero fue un Orco… no me dijo su nombre ni hacia dónde dirigía sus pasos, pero en la pechera de su armadura estaba incrito “Carpe Diem” en la reconocible y perfecta caligrafía élfica. Al ver que llevaba un armadura consigo de las que yo estaba buscando (obtenida quién sabe bajo que aventura o circunstancias) decidí intentar un negocio. Le había ofrecido dinero, pero éste lo rechazó y simplemente me la obsequió. Al equipármela más tarde aún me sentía en gran deuda con él, pero en aquel instante sin mediar otra palabra más que las mías agradeciéndole, simplemente continuó su camino. Otro viajero durante tarde la tarde del mismo día, un elfo oscuro conocido como Dan, me habría de entregar tanto los guantes como las botas compatibles con la armadura que usaba; y también él, como el Orco, sin pedirme absolutamente nada a cambio, salvo que les diera un buen uso.

Finalmente, la llegada de un renombrado enano cronista a la ciudad de Giran fue también la llegada de una de mis actuales espadas, y la única de ambas con particular historia. Entre conversaciones, compartimos algunas historias y se mostró particularmente interesado en mi historia sobre Hellbound, así como yo de algunos sucesos en los que me hubiera encantado formar parte. En base a ello escribí aquel primer relato sobre mi viaje, aún cuando parecía que lo escribía más para mí. Al enterarse de mi búsqueda por espadas, me obsequió una espada finamente trabajada y elaborada, con un diseño en mi opinión más estético que meramente de combate que la hacía profundamente llamativa, pues aquella espada era obviamente más poderosa de lo que aparentaba; y avergonzado en cierto modo de tanta amabilidad hacia mi persona, la acepté… aunque no sin intentar ofrecerle alguna manera de compensarle. Nuestros caminos, también en ese entonces se separaron, aún cuando lo encontré, tanto a él como a los otros, un par de veces. Prometió contarle a aquellos que quisieran escucharle sobre mi historia (de la que le había entregado una copia), y ayudarme así a que los demás supieran del mal que estaba despertando… algún día su noble acción podría darnos la clave de la victoria y salvar a miles.

Y aún cuando todos, metafóricamente, se perdieron en el horizonte del camino por recorrer, sé que nos volveremos a ver. El cuándo es el misterio, y por lo tanto, la mejor parte de todo ello.

Anuncios

14 Comments

  1. alfin! aunque como no se me a echo corto…
    pero bueno la espera a valido la pena
    me a sorprendido lo amables que son los elfos y demas… xDD

    un beso (:

    • Querida Reiss, me alegro de que haya sido de tu agrado y espero poder seguir subiendo las partes que quedan. Todo lo que escribo tiene bases reales; en el juego gente realmente nos regaló cosas a Sinu y a mí, sin esperar absolutamente nada a cambio. Parte de darse cuenta de que era sólo un juego, probablemente, jajaja.

      Gracias por tus palabras
      Un abrazo

    • si ya.. el orco me dueleaba siempre, almenos daba mas batalla que adlien xdd por lo demas siempre quedaran estos buenos momentos todos juntos fue breve pero muy divertido, devido a que no podia jugar tanto como adlien.
      Saludos reiss espero que te lo pases bien en tus vacas :p

  2. Caballeros … me he quedado con la miel en los labios…
    si no queréis ser detectados en la isla, buscar una hechicera que os haga una pócima mágica que os haga desaparecer por unas horas cada vez que la probéis.
    ; )

    • Jajaja, es una buena idea, de hecho. Aunque ya tengo un esbozo del plan en mente, tengo la puerta abierta para las sugerencias y recomendaciones :P

      Gracias por tus palabras, querida Luna.

      Un abrazo ;)

  3. Si bien estamos en un mundo donde la magia, los caballeros y feroces guerreros habitan… me sorprende como te enfocas en el aspecto más humano que se puede presentar… :O
    Si bien en tus historias de este tipo muchas veces hay acción… destaco más el aspecto humano en el que te enfocas…
    ya quiero saber como continúa esta historia :)

    • Hay cosas que no puedo evitar, querido amigo. En estas aventuras, la gente con quien me relacioné tuvieron mucho que ver, y he considerado necesario hacerles su respectiva mención. Se la ganaron a su debido tiempo, jejeje.

      Quizá pronto vean lo que sigue :)

      Un abrazo

  4. Que recuerdos :p ademas tu no eras pelirojo Adlien? :l si mal no recuerdo ivas siempre mas viciado que yo <.<

    • Esa foto la encontré en la internet, Sinu. Sólo quería mostrar la armadura, pues no tengo “fotografías” de cuando jugaba. Pero creo que con eso se puede tomar una idea general de cómo era el personaje :P

      Un abrazo

  5. Bien, bien, bien… Seguimos de entrenamiento eh? El enano me ha fallado, no suelen usar hachas? De todos modos ya se va formando el grupito que de seguro se unira mas adelante (haber cuando aparece una sanguinaria guerrera jejejejeje) Venga, dejate de monstruitos de campo y a por el mago ¡Por el innombrable! que me tienes en un sinvivir…
    Besazo infernal!!!
    P.D. Me alegro de que mi relato te avergüence y te obligue a ser mas solicito… Ya sabes, todo lo que hagas por mama sera poco, siempre merece mas! Te lo digo con cariño eh! Besito!

    • Jajaja. El enano simplemente tenía una espada, entre todas las cosas que cargan. Obviamente sus armas de batalla son hachas y similares; sólo se dió la coincidencia, jeje. Y todo a su tiempo, querida amiga, que el enemigo aún es grande y todo se está gestando para la gran batalla.

      Y sí, tengo en cuenta tus palabras :)
      Un abrazo

  6. Hola Adlien!

    Tu escrito me ha mantenido pendiente de la historia de principio a fin. Me ha encantado esa parte tierna escondida entre armaduras, caballeros y espadas.

    Un abrazo.

    • Me alegro de que así sea. Considero de que hay muchas cosas que son obviadas o ignoradas en cada género literario que he visto. Trato de escribirlos a mi manera, sin pasar por alto cosas que hagan caer lo que escribo en “estereotipos”.

      Gracias por leer, amiga mía
      Un abrazo

  7. Tiene una parte de aventuras, otra de nostalgía y un poco de misterio soterrado. ¿En que acabará todo eto?
    Besos azules
    Ana


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: